Grequíssimo: entre la tienda gourmet y el ultramarinos, hace del bocadillo de jamón ibérico arte toledano

“Me habéis salvado la vida con vuestro jamón” es una de las frases que se puede leer en el libro de visitas que está a la puerta de uno de los establecimientos más jóvenes, pero ya convertido en imprescindible, del casco histórico de Toledo, “Grequíssimo”: tienda gourmet, pedazo de Castilla-La Mancha, improvisada taberna o reducto de paz en medio de la algarabía turística.

Comprar en Toledo
Los conos llenos de jamón o salchichón se han hecho famosos en la calle Comercio.

Las dedicatorias de su libro son quizá la  mejor definición de este establecimiento a medio camino entre el ultramarino de antaño y un nuevo concepto de tienda donde puedes comprar para improvisar una cena, o tomarte una cerveza artesana, escuchar buena música o asistir a una cata.

Vinos de Castilla-La Mancha
En Grequíssimo pueden encontrase hasta 60 referencias de vinos.

Un Grequíssimo nacido en 2013 en el que nada se “deja al azar”, en palabras del alma del establecimiento, Cristina. Desde el nombre, mezcla de Greco, Arte y Ríquisimo, hasta sus bolsas de papel con su logo estampado en tinta negra, por supuesto sus productos, o la música que se escucha tras la puerta y que invita a quedarte, todo está pensado.

En un principio Grequíssimo nació “para popularizar el jamón ibérico”, que aquí entra por los ojos desde la ventana que abre a la calle Comercio: un “buen bocadillo, con pan artesano, la proporción buena de pan y jamón y regado con aceite de oliva virgen extra”, en fin, un bocado exquisito del que son asiduos los estudiantes de la zona, trabajadores sin tiempo para ir a casa a comer y muchos turistas que hacen un alto en las visitas del día para tomar un tentempié.

grequissimo-quesos
El queso manchego es uno de los productos más demandas.

Grequíssimo fue la primera tienda de alimentación de Toledo que puso a la venta un bocadillo de jamón, después vinieron otros, pero para Cristina la diferencia está en que “nosotros damos el producto como se lo pueden tomar en casa”. También el ambiente del establecimiento invita a sentarse y quedarse como si estuvieras en tu salón, acompañando el “bocata” con una copa de vino de la tierra o con una cerveza artesana.

Aunque el bocadillo de jamón ibérico o acompañado de queso manchego sea la estrella, en Grequíssimo pueden encontrase hasta 60 referencias de vinos, un 80 por ciento de ellos de Castilla-La Mancha y un 20 por ciento del resto de denominaciones españolas, así como cervezas y vermut artesano, aceite de oliva virgen extra, azafrán de la mancha, embutidos ibéricos y de caza, quesos manchegos y de cabra, infusiones, licores de tomillo o mazapán, bombones de vino y queso y productos ecológicos. En sus anaqueles se agolpan las delicatessen que te invitan a improvisar un “pic-nic gourmet”, como dice Cristina.

El cliente tipo no existe ya que para el producto “take-away”, como los bocadillos, impera el cliente de menos de 30 años, pero para la tienda de vino y productos “especiales”, lo más normal es el de más de 30 años. También son numerosos los turistas que alquilan un apartamento y acuden a la tienda para organizarse una cena con producto local y aquellos que quieren llevarse vinos o quesos de la región cuando abandonan Toledo.

De compras en Toledo
Los turistas recalan en Grequissimo para llevarse un bocadito de la región.

Entre los proyectos más recientes: las catas espontáneas, abrir una botella de vino y que todo el que pase lo pruebe y dé su opinión, incluso traer a alguien de la bodega para que explique el vino y comente la cata y convertir el  mostrador “en un mostrador de tendero antiguo”, lleno de quesos o conservas pero que se puedan oler e incluso probar.

Todo este universo queda reflejado en ese libro de visitas tan manoseado por los clientes: “Vamos a llevarnos un pedazo de España a México”, “Glorioso”, “Buen jamón, queso y mejor vino” o “De un estudiante anónimo que agradece en sus noches de estudio estos bocadillos”, improvisada red social de papel con las opiniones de todo aquel que pasa por Grequíssimo y se queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *