Las procesiones gastronómicas: Vive el Viernes de Dolores en Toledo, Capital de la Gastronomía

Comienza la Semana Santa, época de recogimiento, de procesiones, de tradiciones religiosas, pero también de vacaciones, de ocio, de relax, de probar, de comer y beber.

Toledo, Capital de la Gastronomía, acogedora estos días de propios y extraños, ofrece por su cobertizos y sus iglesias tradiciones, y da un respiro a los que después quieren reponer fuerzas en algunas de sus tabernas, bares y restaurantes.

Comenzamos hoy viernes con la Procesión del Viernes de Dolores, un recorrido que se realiza partiendo de la Iglesia de las Santas Justa y Rufina y se desarrolla en el entorno de la emblemática calle de la Plata,  las Tendillas, Arco de Palacio, Hombre de Palo, para tras pasar por Sillería, para volver a la oglesia de donde salió.

Un recorrido por las zonas más comerciales y más concurridas del casco histórico de Toledo, ninguna excusa mejor para probar algunos de sus establecimientos hosteleros. Además, este fin de semana aún puedes disfrutar de las jornadas de los pucheros y cazuelas de Cuaresma lo que nos da una excusa más para adentrarnos en las tradiciones gastronómicas.

Especialidad en pintoxos
Asador Txoko, un auténtico vasco en Toledo.

Antes de la procesión que da comienza a las 23 horas, se impone ir a tomar algo para poder luego abordar el recorrido de la misma con más ánimo. En el entorno de la Iglesia de las Santas Justa y Rufina, concretamente en la Plaza de la Ropería, podemos detenernos en el Asador Txoko, un auténtico vasco en Toledo, donde además de cerveza podemos optar por uno de los pintxos que nos ofrece como “Ferrero Rocher” de morcilla de Burgos o Croquetas negras de txipirones, gambas, marisco y champiñones.

Carcamusas
El Gallo, en el Callejón de la Sillería, un rincón lleno de encanto en pleno centro.

Tras esta parada y puesto que la procesión empieza tarde es una buena opción visitar El Gallo, en el Callejón de la Sillería, un rincón lleno de encanto en pleno centro. Su especialidad son las tradicionales caracamusa,  los huevos rotos con distintos acompañamientos, el bacalao asado con verduras o el escalopín de ciervo. El trato amable, el buen hacer y la buena relación calidad-precio están asegurados.

Si queremos sentarnos y cenar en Toledo antes de internarnos en la procesión, La Cave, un poco más allá -Callejón del Lucio- pero también muy cercano a Zocodover, nos permite tomarnos una de las mejores hamburguesas  gourmet de la capital toledana, las hacen de ternera o de cordero, y para los muy comilones tienen versión extra grande.

Una copa en la Malquerida
La Malquerida, con su decoración industrial y su punto bohemio, uno de los lugares más concurridos de la zona./ ToledoGastronómico

Tras la procesión y estando ya en pleno fin de semana, seguro que a muchos os apetece una estación más para cerrar la velada, sitios como La Malquerida, en la Calle de la Trinidad, son una buena excusa para contemplar la Catedral de noche, espectáculo sin igual.

La Malquerida, con su decoración industrial y su punto bohemio, uno de los lugares más concurridos de la zona desde la mañana hasta altas horas, ofrece una interesante carta de combinados que pueden ser una buena opción para cerrar la noche, e incluso para desayunar al día siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *